El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

 

 

Laboratorios Farmacéuticos Weir, empresa 100% ecuatoriana dedicada al bienestar de los consumidores, fue fundada en el año de 1977 por Don Jorge Alfonso Weir Bonnet. Su primer local, ubicado en las calles Ambato y Pasaje Granada Esq., era una villa de dos plantas a la que se adecuó para poder fabricar en ella nuestra primera línea: la bactericida, cuyos productos iniciales fueron alcohol antiséptico, merthiolate, agua oxigenada, yodo, mercurio cromo, violeta de genciana, entre los más destacados.

 

El crecimiento imparable de la joven empresa, más la dinamia y las ganas de proyectarse hacia otras metas de don Jorge Weir, hicieron que en apenas una década el local ubicado al sur de la ciudad quedase chico… Se volvió imprescindible encontrar un sitio más apropiado, acorde a los nuevos retos.

 

Tras la búsqueda y las negociaciones de rigor, el nuevo bastión de Laboratorios Farmacéuticos Weir fue adquirido: en la vía a Daule, km. 4.5, Mapasingue oeste, en la Avenida 3era No. 117, se asientan las modernas instalaciones de nuestra Compañía, en cuyos 1500 mts2 de extensión diariamente todo un sofisticado complejo químico-farmacéutico se pone en marcha para brindar a los hogares ecuatorianos productos altamente confiables por sus elevados estándares de calidad, pero siempre al mejor costo del mercado.

 

Laboratorios Farmacéuticos Weir ha ido incorporando nuevas líneas sanitarias, como respuesta a las crecientes necesidades de los consumidores: aparece la popular Creolina, y para 1992 la “línea de polvos” (bicarbonato de sodio, sal inglesa, anís molido, tinturas, etc.), que cuenta con su propia planta de elaboración.

 

Siempre en plan de superación y crecimiento, Weir su marca de confianza desde hace 31 años, tiene nuevas perspectivas: proyectarse internacionalmente hacia otros países de la región (como Venezuela, Colombia y Perú), y lanzar la línea de genéricos, de consumo popular.